La historia 2017-11-21T15:45:45+00:00

La Storia

BERTOLI nació hace muchas décadas, tomando su origen de la empresa de Corrado Bertoli que fundó, en los años treinta del siglo pasado en Pomarance – típica localidad agrícola del Alto Valle de Cecina, a poca distancia de Larderello, famoso punto geotérmico internacional – su actividad de fabricación de carros agrícolas.

Es precisamente la cercanía con el área geotérmica lo que dará ocasión a “Costruzioni Meccaniche Bertoli”, gestionada por Alberto Bertoli, hijo Corrado, para desarrollar su talento, su capacidad de inventiva, y su gran dedicación a la investigación científica y tecnológica.
Corrado, durante sus primeros años de actividad, compró un nuevo taller: trabajaba duro y pronto necesitó ayuda. Contrató a los dos primeros aprendices, mostrándose como un maestro severo y respetuoso, capaz de hacer crecer los proyectos y a las personas.

Cuando su hijo Alberto creció, comenzó a trabajar en el taller familiar. En 1953, con solo 15 años, diseñó y realizó su primera máquina combinada para carpintería: una mortajadora horizontal, sierra circular y molduradora. Este fue el inicio de la carrera de Alberto en la ingeniería mecánica: prefería el hierro a la madera. Leyó muchas revistas especializadas y con 17 años decidió marchar a Milán, donde se matriculó en un curso de electrónica industrial. Con el paso de los años, diseñó y realizó numerosos prototipos, tanto para la pequeña industria como para grandes grupos como Enel s.p.a. y Solvay.

En 1970 conoció a un exportador que necesitaba un equipo especial: una máquina para el ventanaje con revestimiento para tubos de 600 mm de diámetro, utilizados para la extracción de agua en el desierto. Alberto trabajó intensamente en este proyecto y en un año consiguió construirlo. De esta forma obtuvo el dinero necesario para comprar un nuevo taller y máquinas nuevas.
El nombre y las patentes de Bertoli se extendieron, atravesaron el océano y llegaron a Naciones Unidas: Alberto construyó equipos electromecánicos para Bolivia, Yibuti, Grecia, Turquía y en muchas otras partes del mundo.

A mediados de los años 80, Roberto y Elisabetta, hijos de Alberto, comenzaron a trabajar con el padre y en poco tiempo Alberto empezó la construcción de una nueva planta en la zona industrial de Pomarance.
En 2001 la empresa comienza a producir depósitos especiales para el mercado oriental, obteniendo el registro en la Cámara de Comercio china, y en 2004 empieza a especializarse en la producción de equipos móviles para hormigón.
La plantilla total de la empresa cuenta, en la década de 2000, con treinta empleados entre ingenieros, contables, peritos industriales y operarios: todo el personal está altamente cualificado y tiene una amplia experiencia en el sector de uso.
BERTOLI crece y trabaja hasta finales de la primera década del siglo XXI cuando, a causa de la fuerte crisis que sacude los mercados mundiales y en especial el sector de la construcción, se ve obligada a un fuerte reajuste. A partir de ese momento, sin perder el ánimo, gracias al trabajo de los hijos de Alberto, Roberto y Elisabetta Bertoli, se reorganizan y se redirigen todos los proyectos de la empresa familiar, convertida en Bertoli Italia Srls.

Con la fuerza de la experiencia adquirida durante los años de trabajo junto al padre Alberto y en los numerosos desplazamientos al extranjero – prácticamente a todos los continentes –, y rodeándose de pocos pero fiables empleados, Roberto Bertoli consigue reflotar la marca BERTOLI, construyendo y comercializando algunos de los equipos que le han dado un gran nombre en el mundo de las construcciones civiles y de carreteras.

 

Corrado Bertoli

Corrado Bertoli

Alberto Bertoli

Alberto Bertoli

Alesatrice Bertoli
Argano Bertoli
Boccapozzi Bertoli
Polveri Bertoli